¿Qué hacer después del berrinche?